Empezando de cero (II)

(continuamos la conversación con una mujer de unos cuarenta años que seguía sin perder la sonrisa)

Ahora me veo que esos años estaba totalmente hiperactiva. Ahora estoy sobreviviendo. Yo había consumido desde los dieciséis años, pero con todos esos problemas volví: cocaina, speed… menos caballo y porros, todo. Además, he atentado contra la autoridad en cinco ocasiones, porque aparecía la policía y no sé por qué -por los problemas con el consumo, más bien- me metía con ellos. He estado cinco veces en el calabozo, la última fue este año. Tanta presión, tanta presión… Porque en mi vida nunca he tenido que dar explicaciones a nadie. No he tenido reglas. Ni para bien ni para mal. Y he ido funcionando… ¡así!, con estos altibajos. Y luchando mucho para que salieran las cosas bien. Porque es mejor no tener nada que tener deudas. A los que les debo ya les digo que se pongan a la cola, que ahora no tengo nada.

En las judiciales de este año me iban a meter dos años. La última detención había sido por atentado a la autoridad, di 0.80 en alcoholemia. Yo no sabía que por la ley mordaza no podía grabar a la policía. Cuando saqué el móvil y el policía me lo quitó, tengo un lapsus de unos 20 segundos en la memoria…  De lo que hice me enteré en el juicio rápido.

Después de hablar con el forense, como voy al psiquiatra porque tengo trastorno por consumo de tóxicos y trastorno emocional de la personalidad y déficit de atención, el caso es que de dos años pasó a seis meses en el centro ambulatorio tomando una pastilla, antabuse, que a nada que te tomes dos cervezas, ya me dan taquicardias.

puzzle-774055_960_720

Entre las judiciales, mi madre estaba ya incapacitada y vivía en una residencia en Estella. Pasamos un juicio, ella y yo. Mis hermanas y yo no nos hablábamos. Al final decidí que sus bienes pasaran a la tutela del Gobierno. La pensión de mi madre, más las ayudas, van todas a la fundación de la residencia donde vive. Yo no sabía si podía vivir o no en la casa de mi madre. Fui acompañada por una trabajadora social a la fundación y me permitieron quedarme siempre que pagara las letras de la hipoteca.

Con los problemas judiciales llegó la sentencia y entonces me ingresaron en Proyecto Hombre seis meses. Desde ahí no puedes gestionar nada, no tienes dinero, tienes que hacerlo todo a través de las trabajadoras sociales y yo estaba negra. Para entonces me había reconciliado con mi ex-marido. Yo le dije que se hiciera cargo de mi hija y del bóxer y que se fuera a casa de mi madre mientras yo cumplía condena. La sorpresa es que la fundación tutelar le hizo un contrato a él, lo que no me parece normal porque tenían un acuerdo verbal conmigo. Ahora, había que pagar la letra y doscientos cincuenta euros más. Él accedió, dice que para que no perdiera la vivienda, pero a los tres meses de estar yo en Proyecto Hombre me encabroné con una trabajadora social y firme el alta voluntaria, sin pensar en las consecuencias judiciales de eso. Cuando llegué a casa de mi madre, me encontré con una habitación ocupada y con que yo no podía estar ahí y que me tenía que buscar la vida.

A Roko, mi perro, lo había regalado.

Ahí pensaba que peor no me podían ir las cosas, pero sí que podían. Entonces empecé a trabajar por mi cuenta en el tema de la prostitución, pero tal y como lo ganaba lo consumía en cocaína, a dosis muy grandes, porque estaba muy deprimida. Estaba de mierda. Cuando me dijo mi ex que no podía entrar en el piso, mi consumo fue a lo bestia, ya me daba igual entrar en una sobredosis. Acabé en Urgencias con taquicardia e intoxicación etílica. Cuando se me pasó el colocón y el pedo, me vió la psiquiatra y me dio esta opción. Venir al centro de personas sin hogar. Era la única, ya que no contaba con familia ni amigos. Me puse a llorar. Me vi, totalmente, en la puta calle. Entonces era domingo, éste no, el pasado. Salí a las siete de Urgencias, empezó a llover, yo venía en tacones, venía de tres días de fiesta, con todo esto en la cabeza, a un sitio desconocido, no sabía lo que me iba a encontrar. Pensé que se me habían acabado todas las oportunidades, que tenía que empezar desde cero. Me dieron muchos ánimos las enfermeras: que p’alante, que esto tal vez era lo mejor que me podía haber pasado y que cogiera las fuerzas suficientes para volver a empezar.

Aquí llegué llorando. Yo no quería llorar, pero es que tenía los ojos llenos de agua. Pasé tres días de bajón a raíz de las drogas y demás. Me explicaron en Urgencias que es mejor que pase el bajón y una temporada de abstinencia para entrar en conciencia de que es mejor dejar el consumo. Porque en el momento de bajón es fácil decirlo, pero cuando el cuerpo se reactiva, vuelve la enfermedad de la adicción. Hay que tener unos hábitos, no manejar dinero, el móvil, no ver a según que gente…

Parece que nunca puedes entrar en un sitio así, nunca, nunca. Y aquí ves historias mucho más duras que la tuya. Porque tú crees que estás muy mal, pero hay gente que está mucho, mucho peor que tú: desestructuradaos de la cabeza, con alcoholismo mucho más fuerte que el tuyo, gente sin techo y en la calle y que no se puede quedar más de tres días. Incluso durante la ola de frío solo pueden venir a dormir.

Estoy encantada de estar aquí y empezar de cero. Ahora se han coordinado las trabajadoras sociales de Salud Mental, Unidad de Barrio, Albergue, Proyecto Hombre, Gestión de Penas… y me dejan estar aquí hasta que entre en Proyecto Hombre.

Me quiero desintoxicar para recuperar el cariño de mi hija, su aceptación, el vínculo que nos unía… y mi propia vida. Quiero que cuando ella tenga 20 ó 25 años diga, mira, mi madre pasó por esto, pero se recuperó. Se puede salir del consumo y cumplir con las obligaciones. Es lo importante. Espero que, con el tiempo, lo comprenda y lo valore.

Anuncios

One response to “Empezando de cero (II)

Tu opinión no nos es indiferente:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: