Peregrino de la vida cotidiana

(Hablamos con un hombre de unos 60 años con ropa deportiva, de senderismo).

Se puede decir que ahora mismo vivo en el Camino de Santiago. Soy de la Asociación Española del Camino de Santiago. El año pasado estuve como nueve meses en el camino, cinco de hospitalero voluntario y cuatro de peregrino. El nombre de hospitalero voluntario viene de que, antiguamente, los albergues eran hospitales de peregrinos, se les curaban los pies, etcétera. No percibimos nada, sólo cama y comida, lo hacemos voluntariamente.

Mañana mismo salgo hacia Burgos, Salamanca, Zamora… y estaré unos 5 meses en el Camino. Hay tramos que los ando, porque me gusta andar, y para otros tengo que buscar como desplazarme. La Federación no paga nada, pero damos gracias a Dios y a Santiaguillo. Para algunas personas es raro eso de estar en la calle y de hospitalero voluntario, pues sí, pero hice una promesa con mi padre enfermo de cáncer de hígado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Llevo desde 2009 en la calle. La calle fue un poquito a raíz de… no entera, pero en parte, culpa de mi hermano. Mi padrecito cayó enfermo de cáncer, vivíamos en un pueblecito de Almería, ahí se puso enfermo y a los quince días al hospital de Torrecárdenas (Almeria) y luego quince días a Tarrasa, que es de donde soy. Allí avisé a mi hermano, somos cuatro, tres hermanos y una hermana. Y luego de que muera mi padre, mi madre cayó enferma de alzheimer. Cuatro años estuve yo, las veinticuatro horas con ella. Vivíamos en un piso de protección oficial.  Por papeles me pertenece, pero ahora viven mi hermana, los tres pitufos de mi sobrina y mi hermano. Cincuenta y dos euros al mes paga actualmente. Me dijeron que no había sitio y yo les dije “ahora me voy a la calle, pero todos los días les dais las gracias a los tres pitufos, porque yo, si quiero, muevo papeles…”

Y al ver esta injusticia, así, ya que no me han ayudado a mí, pues voy a ayudar yo. Estoy en situación de promesa penitenciaria (se saca el colgante del cuello y enseña y describe el crucifijo, la mano de la amistad del Camino, el símbolo del monasterio de Alcuéscar, el Muñecote del Camino que dicen los hospitaleros y la insignia de los Chatarreros de Dios) Se llaman así porque recogen a todos a los que sus familiares… (gesto de rechazo con la mano) Ahora mismo somos en el mundo unos cinco mil hospitaleros. Este año nos reunimos en Valladolid, el año pasado nos reunimos unos trescientos en Santiago. Antes también me dedicaba al voluntariado: dos horitas que me dedicaba a ayudar, cuando me dejaba el trabajo.

También he estado en la radio, canté en radio del Camino, en Zaragoza, Radio Caracol creo que era (no hemos podido encontrarla), emite nada más que dos veces por semana. El que quiere ir a la radio a decir algo, hacer un canto… tiene eso. Yo canté el “peregrino, ¿a dónde vas?”, el “ultreia“, el “peregrino de la vida cotidiana”  …que es el más duro de todos, hoy en un sitio, mañana o pasado, al otro.

Tengo 62 años y ya mismo, en febrero, 63. Este año seguramente pase las Navidades en Ponferrada, repartiendo hospitalidad, con mis peregrinos.

(Y ¿por qué has venido a este albergue?)

Al estar en la calle, sin recursos, en algunos no me acogen. Hay peregrinos (signo del dinero con la mano) que se dejan sus novecientos, mil doscientos euros, pero otros no. Estamos en la calle.

Lo he terminado veintiocho veces. La última vez lo hice desde Ponferrada hasta Coruña y paré en los franciscanos. Ahora iba a ir a Roncesvalles y comenzar. El mas largo fue desde Roncesvalles a Santiago, la vuelta por Pamplona, en Puente la reina cogí el camino aragonés, seguí a Arlés, la Côte d’Azur y la Via Franchisee hasta Roma. Esa era una promesa que tenía, una promesa a un hermano franciscano. La idea era seguir hasta Jerusalén, lo que pasa es que cuando llegué a Roma, empezaron las guerras por Siria y ya… mejor que no te tengan que traer.. (cara de cadáver). Porque, aunque es bonito ir caminando hacia allí, también es bonito volver caminando.

Tengo una hija que vive en Normandia, en Caen. La madre es del pueblo del desembarco Grandcamp-Maisy. Yo de los 4 años a los 25 en Perpignan (se le nota al pronunciar los nombres en perfecto francés)

(¿A tu hija la ves?)

Sí, y a mi nieto, ahora en noviembre cumple cuatro añitos. Intentaremos hacer un hueco o si no, al menos telefónicamente. (Nos enseña fotos de su hija con cuatro años y con treinta y uno, también algunas fotos y vídeos cantando en la llegada a Santiago)

(¿Y te animarías a cantarnos ahora?)

Sí.

Anuncios

Tu opinión no nos es indiferente:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: