Tijeras

Yo nací con las tijeras en la mano.

Peluquero. Lo tengo en la sangre.

Ahora no me arreglo porque tuve una gripe horrible, por eso el gorro.

Siempre he sido peluquero. Desde la infancia me encantaba peinar las barbies, las muñecas.

Y eso… en Marruecos ¿qué tal visto está?

No me importa. No entro en la vida de nadie. Paso total.

Vine a cambiar de vida. Hace doce años. Ahora tengo 47. Estudié en una academia saqué los títulos. Fue el destino, que me cambió la vida. Fui con un amigo a ver… la liga de…

“La liga de los hombres extraordinarios”

¡Esa!

Tuvimos un acciente. El se puso malo del cuello. Yo de la muñeca. No podía trabajar, pero mi amigo me dijo, “Ahora J.” -él me decía J., yo ahora me digo con mi nombre real, yo me digo I.- “tienes que aprovechar el dinero del seguro para sacar peluquería”. Y me la saqué.

Entonces llegó la crisis. Y no me renuevan y abrí mi peluquería, pero no me fue bien.

1899003143_37fde1c127_b

¿Por qué Pamplona?

Voy a Bilbao y vuelvo a Pamplona. Voy a otro sitio y vuelvo a Pamplona. Tengo mi pasado aquí.

¿Personas?

Son personas, sí. No sabemos nada ni el uno ni el otro. No nos vemos la cara para nada. Yo tengo miedo de él y él de mi. Tenemos miedo a vernos. Una historia mal cerrada. Con él estuve 3 ó 4 años.

¿Llegaste a dormir en la calle?

Sí. Yo llegué a dormir dos años en la calle. Yo pasé de la burra al avión. Y luego el avión se cayó, se derribo. Sigo vivo, gracias a Dios. Enfermo, sí. Pastillas, también. Psicólogo… ni te cuento. 

Quiero vivir la vida como es, la real. No de borrachera, ni porros, ni drogas.

El otro día, el médico, me dijo: colesterol. He dejado la sal, azúcar, chocolate, bollos. Hace 5 días que he dejado, estoy bien ahora. Noto cambio. No me mareo. Yo quería engordarme. Perdí mucho peso …pasé depresiones.

He recuperado porque tengo ganas de recuperarme. Ahora me ven de otra forma. Yo he sido salvaje y tonto, tenía todas las cosas, guapo, ignorante…  Pero me la jugaron.

¿Te la jugaron?

Sí, pero perfecto. No me da pena, me da rabia. La pena la tengo para cuando se muere mi madre. Pero la rabia sí. Perdí la confianza. ¿Volveré a confiar? Sí. Pero no al primero. Hay que vivir con alguien para conocer.

Te salieron las canas…

Las canas, no han sido los disgustos. Es la edad, cariño. Ahora no me tiño. Me peino, me pongo la plancha, pero las canas salen. No importa. En un hombre es de muy varón.

Me dicen que me ven más interesante.

Anuncios

3 responses to “Tijeras

Tu opinión no nos es indiferente:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: