De piedra (I)

Tallar piedra, tallar nombres, escudos, en piedra. Picapedrero, sacar una piedra que sale del río, saber por donde abrirla,  como tallarla, como cuadrarla. Desde los 10 años hasta hace sólo 3. Aparte de haber estado en la mina de carbón.

 

Empecé muy joven, en Galicia, quería aprender el oficio. Lo llevaba en la sangre por parte de mis tíos, de mi madre, que es española. Me enseñaron el oficio, a dibujar antes que nada, dónde tenía que picar, dónde tenía que cortar, con la sierra. Cortas un poco más ancho, un poco más largo, depende de lo que vayas a hacer y de la piedra. Lo combinaba con los estudios hasta los trece años, cuando los dejé para ponerme a trabajar con la familia.

 

large__8051940807

A mí eso me encantaba. Así como los toros y el boxeo, va todo por la sangre. Al boxeo  me dediqué, competía, pero no quise llegar a profesional. Había mucha mafia por detrás. Cobrar 300 o 400.000 pesetas por un combate y ellos , por detrás, un millón o millón y medio. Si no, te iban a por ti cuatro o cinco, tenías que a acabar a tortas con tanta gente…

 

Y los toros… recortaba. ¿Valiente? no, eso viene en la sangre.La última vez que cogí un toro, aquí en sanfermines, fue cuando lo de Julen Madina en el callejón. Yo estaba ahí, esa fue la última carrera que hice.

 

Y no te creas, ¿eh? he tenido más fuerza. Me decían que tenía las manos como los pies de otros. Peso 124 kilos con 43 años. Cuando he estado mejor y sano, pesaba casi 150 kilos, definido, tenía una circunferencia de brazo de 49 cm. (Nota: Schwarzenegger llegó a los 56cm) Aún conservo las estrías.

 

Vivía aquí en navarra y me fui a Galicia a hacer una casa. Todo lo que es cara a vista, exterior, interior, los muros de la finca….y cuando terminé la casa me empecé a marear, a perder el conocimiento. Me caí  el dolor de espalda hacia tiempo que lo arrastraba.

 

Nunca he tocado el alcohol ni la drogas. Me asusté, me llevaron al hospital y me hicieron un TAC y vieron que tenía tres quistes por detrás del Sistema Nervioso Central y dos en la parte delantera. Me vieron que tenía una hernia severa que me oprimía el espacio suncanoide, una vértebra que no tiene cartílago.

 

Entonces empecé con la unidad de dolor por lo que tenía y por lo de cabeza. Al poco tiempo me empezaron a hacer infiltraciones y bloqueos: te intentan quitar la inflamación en lo que queda de cartílago.

 

Para no hacer todo eso me intentaron dar ozono. Una aguja muy gorda, al centro del cartílago, y ozono, que comprime el cartílago y luego se va soltando poco a poco. Pero no pudieron pasar la vértebra y me hizo mucha pupita. ¡Pegué unos saltos que no veas!

 

Para entonces ya tomaba 180 mg de morfina al día (es como para toro, es demasiado) aparte de otras medicinas por lo de la cabeza. Ahora estoy con 30 pastillas al día.

¿Se puede ir a mejor, no?

 

Me avisaron de que me podía quedar en una silla de ruedas.

 

Mis piernas no aguantaron más y a la silla que fui.

Anuncios

Tu opinión no nos es indiferente:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: