El grupo

Uno de los usuarios nos cuenta que hace tiempo que nos ve, desde hace meses, pasar por el albergue. Pero nunca había querido hablar con nosotros. Hasta hace unas semanas. La diferencia es que ahora ha entrado en Alcohólicos Anónimos y se siente con fuerza para hablar. Decidimos preguntarle por su experiencia a modo de entrevista.

¿Cuáles fueron los pasos que te llevaron a entrar en AA?

Yo llevo sin consumir desde el 10 de marzo. Antes de eso había tenido unas ansiedades que me habían llevado a consumir. Me estaba engañando yo y al equipo.

Hubo una charla aquí en el albergue. Supongo que la pidió el director del centro, pero vinieron a darla dos veteranos de AA. Incialmente uno comentó qué es, cómo comenzó él, que la cosa no va de política, ni dinero ni religiones. Cada uno contó su historia, su versión más dura… (nos cuenta algunos detalles y se lleva la mano a la cabeza) ¡Imagínate! Ya ni siquiera vivía para el alcohol sino para el efecto que producía. Yo no llegué a ese nivel, pero es verdad que la enfermedad la tenía. Que necesitaba algo. Igual me daba el agobio y me bebía un par de litros.

Además de una charla que nos dieron, mi referente me estuvo chinchando y me dio unas opciones: o entrábamos por otro lado (Salud Mental, el grupo de AA) o me pasaban a Fase I (la sección del albergue para personas con consumos). Pero ella apostó por mí. ;e dijo que estaba respondiendo a otros programas muy bien. “Si lo pasamos se va a hundir”, debió pensar. Me hicieron firmar unas alternativas: salud mental, grupos y, si es necesario,  me pueden hacen soplar. Aunque soy consciente de que no me va a hacer falta…

Entonces el equipo también me pinchó en el culo. Porque cuesta mucho reconocer. Muchísimo. Me tiré un fin de semana cigarro-habitación y cigarro-habitación. Hasta que ya me dije, “bueno, vale”. E ir uno por uno a todo el equipo diciendoles qué era lo que había. A partir de ahí empecé a ir al grupo.

¿Cómo se entra en el grupo?

El tema de AA es muy sencillo. Cualquier persona manda un mensaje y acudes. No es necesario que participes. Puede estar simplemente escuchando. Las dos primeras semanas yo ni hablé. Pero me di cuenta de que me ayudaba mucho. Salía de ahí diciendome que había otras personas con mi mismo problema. Fue ir allí otra vez, empezar a hablar y …mano de santo. No estás obligado a hablar, ni a contar tus problemas. Porque al final te das cuenta de que son otros problemas los que te llevan al alcohol.

Las reuniones son varias veces por semana, pero no es obligatorio acudir a todas. Allí no se coge dinero, subsistimos con lo que vamos aportando los miembros. Hay para la sala, el café… Vamos juntando lo suficiente. La mitad de mis compañeros han recuperado trabajo, familia… Mi familia, al final, es la de aquí. Es el equipo. Soy el único que está en el albergue. El resto tiene su casa, trabajo. Pero yo no. Y no me ha costado nada decirlo, ¿por qué me voy a avergonzar?

¿Cómo funciona el grupo?

Yo estoy muy contento es una terapia muy buena.

El trato con los compañeros, dentro es muy bien. Hay dos mediadores, que van apuntando los que estamos. Se llega y se lee una reflexión del libro y quien quiere hablar, habla.

De ahí no sale absolutamente nada. Y nadie obliga a hablar a nadie.

¿Y el trato con los compañeros?

La cosa es que, ahí está, son Alcoholicos Anónimos. Podemos saludarnos por la calle y ya está. ¿Que de qué nos conocemos? Qué más da.

Tampoco hay “juicios”. Por ejemplo, las dos últimas sesiones ha venido habiendo bebido. Pero nosotros seguimos abriéndole la puerta igual. Algunos podemos tener más fuerza de voluntad. Pero la situación es la misma.

¿Qué cosas estás haciendo? ¿En qué ha cambiado tu actitud?

Lo que hacía antes de reconocer el alcoholismo y todo eso… Yo me proyectaba futuros a largo plazo, pero eso era un error. No se puede hacer. Yo puedo pensar lo que voy a hacer mañana. Me puedo planificar el día: tengo que ir a menores, a la trabajadora social, al grupo… Pero no me puedo planificar dentro de dos días. Yo puedo saber que hoy no voy a consumir. Hoy, pero no mañana. Yo he podido permitirme, desde el primer día y con facilidad, decir “hoy no voy a consumir”. Todas las noches antes de acostarme leo una “oración” del libro y me digo “mañana no consumo”. Soy afortunado. Hay gente que lo ha tenido que ir haciendo de doce horas en doce horas. O de hora en hora. Pero yo ahora puedo estar en un bar viendo a unos chavales con sus pelotazos y yo con mi café. Pero eso es ahora. Primero he tenido que reconocerlo. Y me ha costado mucho. Ahora mismo habrá aquí  mucha gente que lo necesita pero no lo reconoce. Es que es tela. Reconocerlo y decirselo a la gente…. tela.

A la par estoy leyendo un libro llamado “Viviendo Sobrio” que son relatos de gente. Y ahora, además, ya puedo pensar y analizar, porque ya me estoy sintiendo libre. Yo antes, con tal de no ofender era una alfombra, pero eso ya no es así…

Estoy convencido de que no van a necesitar hacerme soplar. Mira, ahora mismo estoy con medicación, pero eso es por otros motivos. Por la ansiedad y eso. Porque a mi es que lo que me daba era ansiedad, no ganas de beber en sí. Ahora ya puedo dominar más la situación, pensar y analizarlo, pero antes me iba a buscar la botella.  Ahora es cuando verdaderamente podemos trabajar con el PCP (Programa Centrado en la Persona, del que comentaremos más). Yo, aunque salga de aquí, voy a venir igual a trabajar con el PCP. Necesito sacar mucha historia y no quiero  un traspiés. Me puedo permitir el “lujo” de seguir con esto y, además, lo necesito.

¿En qué vas notando la mejoría?

Por ejemplo, cuando uno va al bar y pide su cocacola, su agua, y el camarero te mira y te dice “tienes buena cara”. Ya está. Es todo.

Otros comentarán “¿qué pasa que ya no bebe?”. Pero ahí queda. Me da igual.

Para la gente interesada, además de su página web, ¿qué más puede hacer?

Si alguno de vosotros quiere, yo le acompaño al centro. Una vez al mes hay jornadas de puertas abiertas. Puede venir quien quiera. Cualquiera que vaya invitado por alguien de dentro, claro. No me voy a avergonzar.

Un último mensaje.

Es una enfermedad, le puede pasar a cualquiera. Hasta a esos del botellón que salen el fin de semana a saco, a saco, a saco hasta que caen. Esos muchachos que empiezan el viernes y acaban el domingo, esos van a terminar… Bueno, pero es que son alcohólicos. Críos de 14, 15 o 16 años. Así comienzan…

Pero esto no es como un cancer.  Es una enfermedad. Y no tiene cura, porque no la tiene, pero lo puedes parar. Queriéndolo tú, con medicación, con ayuda… puedes. Hay muchos recursos. Por ejemplo, también hay un teléfono que cada X tiempo se lo cambian entre los más veteranos. Si estás a las tantas de la mañana y no puedes más, le puedes llamar y hasta quedar a tomar un cafe. Yo no lo he pedido porque aquí en el centro puedo contar con cualquier compañero.

Anuncios

4 responses to “El grupo

  • Saioa

    Hola,
    Solamente mandarte mucho ánimo. Como dices, es una enfermedad, que a cualquiera le puede pasar. Es muy importante y digno de reconocimiento que haya grupos de personas que se reúnen para ayudarse, ayudando a los demás. Gracias por compartir tu experiencia para que podamos aprender de ella.
    Un saludo

  • jaruizmolinuevo

    Nos alegramos mucho de tu nuevo “CAMINO”. Sigue con tus fuerzas que el guerreo de la luz te ayudara.

  • luistarrafeta

    Saioa, Jaruizmolievo:
    Estamos ahora con la persona a la que entrevistamos. Le hemos enseñado vuestros comentarios y los agrace mucho, sinceramente. Tiene bastantes más cosas que contar, irán saliendo…

  • Programa Centrado en la Persona (I) « Bajo un cielo abierto

    […] al equipo que me he recuperado mucho antes lo que esperaba.  Me han dado una barbaridad. Antes de reconocer mi alcoholemia volvía rajando, mintiendo… Si no lo hubiera reconocido, seguramente hubiera vuelto al […]

Tu opinión no nos es indiferente:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: